1 de diciembre de 2010

Yo pintaba puentes por ti; y ya no pinto nada.

Cada vez que soñé con volver, al abrazarte desperté. Cada vez que dejé de creer que había otra primera vez. Suena bien ese acento en inglés, en una cinta de cassette. Solías susurrarme que no. salías de movida, flotando en nuestro cielo los dos, iniciamos la caída. Que ha pasado entre tu y yo, salta tu buzón de voz, a millones de años luz. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Pensabas que podía cambiar, como una carretera, rompiéndose en el borde del mar, pero no hubo manera. Cada vez que soñé con volver, al abrazarte desperté. Cada vez que dejé de creer que habría otra primera vez. Tormenta de verano en Madrid, y viento en las persianas. Palabras sin saber que decir, como un lluvia helada. Y ya no hay mucho más que añadir, da igual lo que pensabas. Yo pintaba puentes por ti; y ya no pinto nada. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. Tu y yo. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario